Hicimos un checklist para que sepas por dónde empezar a la hora de transformar tus espacios para que inicies con una energía renovada el nuevo año.

  1. Reemplaza los bombillos

    Prefiere los bombillos ahorradores de energía de LED, que no solo ayudarán al planeta, sino también a tu bolsillo. En zonas de trabajo o habitaciones es muy recomendable instalar reguladores de intensidad, que te permitan controlar la luz según lo requieran tus actividades.
  2. Reduce el desorden

    Este punto puede sonar abstracto, pero en realidad se trata de que reduzcas las posibilidades de que reaparezca el desorden. Para esto puedes comprar varias gavetas apilables y asignar a cada una funciones específicas. Puedes etiquetarlas y guardarlas en tu armario o debajo de la cama si no quieres que estén a la vista.
  3. Bota lo que no necesites

    Dedica un día a sacar todo de tus cajones, mesas, carpetas, etc. Revisa lo que has guardado y medita muy bien si en realidad necesitas seguir acumulándolo. Clasifica lo que quieras dejar por fuera para que pueda reciclarse.

  4. Oculta los cables

    Los cables suelen dar la impresión de desorden, aunque muchas veces no tengamos más remedio que dejarlos ahí. Te sugerimos buscar cajitas diseñadas especialmente para taparlos; no cuestan mucho y harán una gran diferencia.
  5. Reemplaza los objetos de tela

    Cambiar los objetos de tela (desde toallas hasta cubrecamas o cortinas) por otros nuevos, limpios y brillantes puede tener un gran impacto, no sólo a nivel visual, sino también para tu salud, pues estos artículos suelen acumular mucho polvo y, con ello, ácaros, piel muerta y otros residuos.
  6. Quita la alfombra

    Aunque puede ser algo costoso, cambiar la alfombra por una superficie sólida te ahorrará varias alergias, será mucho más higiénico y fácil de limpiar, y le dará a tus espacios un toque más moderno.

  7. Pon un poco de color

    No hay necesidad de pintar las paredes para llevar color a un espacio; los muebles y los accesorios de decoración pueden ser el medio perfecto para darle un toque más de vida. Busca un color que salga bien con lo que hay en el lugar que quieres renovar e inclúyelo en pequeños detalles que lo hagan resaltar muy bien.
  8. Cambia de lugar los muebles 

    Este es tal vez el primer paso que da la mayoría de las personas para que sus espacios luzcan diferentes. Lo importante aquí es aprovechar el movimiento para limpiar muy bien todos los rincones y no tapar las ventanas u obstaculizar el tránsito solo para que se todo vea distinto; antes que nada, la funcionalidad.

  9. Incluye el verde

    Materitas pequeñas, jardines verticales, fuentes y otros elementos similares pueden ayudarte a incorporar algo de naturaleza en tus espacios, son excelentes para generar una sensación de bienestar y tranquilidad, y además ayudan a limpiar el aire.
  10. Cambia lo que no esté bueno

    Aunque esto depende del presupuesto del que dispongas para renovar, es fundamental contar con sillas, mesas y otros muebles en buen estado, que te ayuden a sentirte cómodo mientras trabajas, que no te distraigan y, sobre todo, que no afecten tu postura o calidad de vida.