Los espacios donde vivimos son esenciales, puesto que son una prolongación de nuestra personalidad, de lo que nos gusta y de lo que esperamos de los demás hacia nosotros; de ahí que una renovación del espacio sea también una proyección de nuestra evolución personal. Por eso, debemos procurar que los espacios cambien a nuestro ritmo y se acomoden a nuestra identidad y objetivos.

Los espacios tienen alma, y sin duda son capaces de condicionar nuestro presente y futuro; un cambio en ellos posibilita cambios en nuestra percepción, tanto sensorial como mental. Eso explica que cuando movemos, pintamos o modificamos a nuestro alrededor nos sintamos diferentes y dispuestos a empezar de cero, a deshacernos de lo que no sirve y a transformarnos.

Sin embargo estas premisas no aplican sólo para nuestros hogares. Muchos pasamos incluso más tiempo en nuestros lugares de trabajo o estudio que en nuestras casas. Allí los cambios dependen principalmente de empleadores, empresarios y personas con capacidad de decisión en sus organizaciones.

Estación de trabajo Longo. Conoce más sobre este producto aquí.

Cabe aclarar que la renovación en espacios de trabajo no resulta favorable únicamente para los empleados. Las empresas mismas pueden obtener resultados notorios y determinantes para su competitividad gracias a la transformación de sus oficinas. Ambientes cómodos, agradables e innovadores pueden reflejarse en mejores trabajadores. Un empleador que busca retener el talento del personal a su cargo debe hacer un esfuerzo por ofrecer un bienestar, que no siempre desemboca en un aumento, y que puede ir más de la mano con la creación de una atmósfera amena.

La transformación de un espacio no debe, necesariamente, implicar un gasto exagerado de dinero, pues la importancia de los cambios no es cuantitativa, sino cualitativa., por lo que pequeños cambios pueden representar una evolución significativa respecto a un estado previo.

Los invitamos a renovar sus espacios para renovar también su estabilidad emocional, y la de quienes los rodea; para evolucionar y mejorar en cualquier nivel, y para apropiarse de su entorno y hacerlo fértil ante sus sueños y objetivos.