Una buena vitrina siempre será un factor determinante a la hora de llamar la atención del público sobre un producto; es una excelente forma de conectarse emocionalmente con las personas y de hacer que se detengan y quieran saber más, incluso sin haber considerado la compra con anterioridad.

Para que esto suceda con tus vitrinas y otros espacios para la promoción de productos, te dejamos estos consejos:

1. Cuenta una historia

Elige un tema y aprovecha el espacio que tienes para comunicar una historia a través de él. Aprovecha los elementos que se relacionan con tu producto o con la filosofía de tu marca y transmítelos sobre un concepto muy definido.

crear-vitrinas-de-impacto-kassani

2. Establece una frecuencia de cambio

Define una periodicidad para cambiar la decoración o el diseño de tus vitrinas; no hay mínimos ni máximos, pero lo ideal es que tus clientes frecuentes puedan sorprenderse cada vez que visiten tu espacio.

3. Aprovecha las fechas especiales

Identifica las fechas especiales o efemérides que se relacionen con tu marca y tus productos, y arma un calendario que te permita programar con anterioridad los cambios y los temas de tus próximos diseños. Así podrás planificar con tiempo para que todo salga tal como te lo imaginas.

4. Haz un boceto

Hacer un boceto de tu vitrina antes de construirla te permitirá tener una idea mucho más clara de lo que necesitas y del espacio que cada elemento requiere. Allí podrás plantearte un escenario gráfico que te mostrará cómo se ven los colores combinados, dónde puedes poner puntos focales y dónde hay vacíos.

5. Permite la interacción

Al momento de imaginar tu vitrina piensa cómo puedes hacer que las personas interactúen con ella. Recuerda que se trata de un espacio para la experiencia y no sólo de un adorno inerte que se ve bien. Crea, por ejemplo, un lugar en el que las personas quieran tomarse una selfie o en el que puedan jugar.

6. Mantén un buen balance 

crear-vitrinas-de-impacto-kassani-elementos

No siempre menos es más; a veces podemos requerir muchos elementos con el fin de trasmitir una idea, así que procura que sea tu concepto el que defina la cantidad de elementos que debes agregar. Sólo a partir de allí es posible saber cuándo hay muy poco, cuándo es perfecto y cuándo hay demasiado.

7. Ilumina tu espacio

Potencia el efecto de tu vitrina con luces, no sólo te ayudarán a hacer un espacio visualmente más impactante, sino que te permitirán obtener el máximo provecho de tu vitrina, haciendo que luzca bien tanto en el día como de noche.