Dicen que la primera impresión es la más importante. Y por supuesto que esto también puede aplicarse a los lugares; por eso el lobby de un hotel debe ser especialmente pensado para despertar en sus visitantes una sensación de impacto, confort y bienestar en una sola mirada. A continuación te contaremos lo que se debe tener en cuenta al momento de configurar un espacio de llegada y espera en hoteles (o ambientes similares).

Concepto

Antes de planificar una zona de espera para hoteles es fundamental crear un concepto que permita diseñar todo con coherencia y unidad. Hay que tener en cuenta que la ambientación de un lugar es, sobre todo, un ejercicio de composición completamente intencional, que debe relacionar la identidad de la marca, las necesidades de los usuarios, el tipo de usuarios que queremos que nos visiten y la funcionalidad del espacio.

Impacto

Debemos pensar en el lobby como parte de nuestra fachada, ya que justo aquí se producirá el primer punto de contacto real entre nuestro público y nosotros. Por ello es imprescindible encontrar una manera de acercarnos a éste; sin necesidad de recurrir a extravagancias, pero sí a lo sensitivo y a lo emocional para crear dinámicas únicas que se alojen en la memoria de nuestros visitantes, lo cual puede traducirse finalmente en una forma de construir posicionamiento de marca.

Limpieza y orden


Fotografia: © Marco Covi

No hace falta ser un especialista para saber que estos dos hábitos son los pilares del éxito de cualquier marca; sobre todo si se trata de un hotel, donde se esperan estándares particularmente altos en ambos aspectos. Vale la pena recordarlo una vez más: la primera impresión es la más importante.

Confort

Fotografia: © Marco Covi

El lobby de un hotel siempre debe dar la bienvenida y transmitir una sensación inmediata de comodidad; después de todo se trata del espacio donde las personas llegan tras haber estado manejando o viajando por horas. Por eso recomendamos diseñar este espacio de modo que sus visitantes sientan que cada cosa allí se adelanta a sus necesidades (un baño cerca, una bebida según el clima, sillas cómodas, etc.).

Arte

Fotografia: © Marco Covi

El arte siempre será el vehículo ideal para despertar emociones en cualquier espacio; no se trata de un asunto meramente decorativo, sino de un elemento básico a la hora de transmitir una visión de mundo. La presencia de obras puede funcionar también como distracción y como recurso para hacer más amena la espera. Es necesario recordar que la elección de las obras que se expongan debe estar basada en el concepto creado para el espacio.